Estados de ánimo, narrativas y emprender en Chile (breve reflexión incompleta)

Captura_de_pantalla_2013-05-22_a_la_s_23.57.34.png

Hace unos momentos terminamos de conversar/trabajar con emprendedores de La Serena, del proyecto FIC de la región de Coquimbo Clínica Empresa en que con nuestro equipo de OOH!. participamos. 

Tuvimos 2 horas de conversación en torno a las posibilidades de futuro para sus propios emprendimientos, así tambien en otros ámbitos de la vida. Fue un grato y satisfactorio ejercicio de reflexión y reporte de avances, que comenzó con la declaración de "Me sirvió lo que vimos en el taller porque ya hice una venta que antes habría dejado pasar" y luego en la conversación ver sus caras de interés, escucharlos compartir sus reflexiones y su ambición por ser mejores, sobresalir, crecer, constantemente estar haciéndose preguntas y así cultivar su propia disciplina para seguir avanzando orgullosos de sus actividades. 

Generalmente a los micro y pequeños empresarios, y emprendedores, no se les aparece su propia historia al momento de hacer evaluaciones del futuro, acerca de aquello que es posible para sus negocios y sus vidas. En esas interpretaciones de posibilidades radica gran parte de la riqueza de la oferta de sus emprendimientos y de sí mismos, en favor de emprender negocios que podrían tener potencial de crecer, dejar de ser micro y generar riquezas y empleos, dando sentido y orgullo a sus actividades, con la capacidad de aprender, reflexionar y avanzar. 

En Chile, según el Mapa del emprendimiento, publicado por el Ministerio de Economía, que hace un análisis a partir de los resultados de la encuesta de Microemprendimiento, existen 1.730.000 emprendimientos, en el que el 40% es emprendimiento por necesidad. Y resulta relevante comparar la cantidad de emprendedores que existe sobre el total de la fuerza de trabajo en cada macrozona que toma el estudio, por ejemplo, en la Zona Sur (compuesta por las regiones IX, X, XI, XII y XIV) existen 18 emprendedores cada 100 personas miembros de la fuerza de trabajo, lo que contrasta con los 11 de cada 100 que existen en la RM. El promedio del país es 13 de cada 100. 

Cómo mejoramos las posibilidades de todos esos Chilenos, que están entre los 25 y 55 años en su mayoría (60%) y que aún les queda por lo menos 60 y 40 años (y en 20 años mas la expectativa de vida aumentará considerablemente) para seguir en sus actividades. Aumentando sus ingresos, su orgullo por la vida que llevan, aumentar su capacidad de acción y cultivar horizontes de posibilidades mayores y mas amplios que el microemprendimiento. 

Sin duda que se trata de un trabajo sistémico de abordar en ámbitos de educación, salud, etc. Por ahora quiero ahondar en los estados de ánimo y las narrativas asociadas de sí mismo de aquello que es posible. Se trata de que promovamos con mayor fuerza que emprender, o crear la posibilidad de que el propio mundo comience a andar y transformar su situación actual, consiste en pararse, primero, desde un punto particular que es el compromiso mutuo y generar valor a otros seres humanos y de solucionar o hacerse cargo de las preocupaciones de otros y avanzar juntos. No se trata de vender cosas o productos sino de narrativas de posibilidades (con resultados) en las que ampliamos lo posible para nuestros clientes y nosotros mismos. 

Crear confianzas es un dominio sensible en los negocios y yo tambien estoy aprendiendo en ese mismo dominio en mi empresa y con mis clientes, como en lo que veo día a día con los emprendedores. Vender (ofrecer) como hábito, con ánimo de ambición por tomar las oportunidades. Ahora, en qué dominio existe una oportunidad? 

La oportunidad ocurre en conversaciones (REDES) y en la capacidad de inventarse mundos en interpretaciones nuevas de lo posible en la deriva histórica que somos. La oportunidad existe en la conversación y disposición de alguien de comprar lo que hago y recomendarme. Existe la oportunidad en espacios de imaginación y libertad. La oportunidad existe en el compromiso vital de estar alerta de las tendencias del mundo y los diferentes mundos posibles que involucran a aquellos de quién me quiero hacer cargo (clientes).

Para estar, generar y tomar esas oportunidades. Es preciso conversar de aquellas capacidades que nos hace falta, tener mapas de orientación (no técnica, ni método) que es una forma de estar en el mundo con otros, proyectarse a sí mismo mas allá de lo conocido, cultivar capacidad emprendedora y promover los estados de ánimo adecuados. Para ello, es importante distinguirlos y durante, al menos una generación de Chilenos, 25 años o mas, trabajar cultivando una narrativa de crear valor al mundo y tomarse la libertad de lo posible mas allá de lo que hoy mi propio ánimo y el de los Chilenos nos embarga. Ampliar horizontes cultivando estados de ánimo positivos.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar