Gracias y a continuar el aprendizaje

1370313475620-485610_10151511848078462_1496360761_n.jpg

Este sábado terminamos un ciclo, en Clínica Empresa, de 4 seminarios para aumentar la capacidad de acción y expandir el horizonte de posibilidades, en los negocios y el área profesional, de un grupo de emprendedores de la Región de Coquimbo. Siempre, hacer este trabajo/conversaciones, es un desafío personal de involucramiento y apropiación para promover en conjunto, con el compromiso de los participantes, el desarrollo de instancias de apertura y confianza como de entusiasmo y alegría por aprender y ambición al comenzar a ver frutos luego de la práctica. 

Con este grupo, en particular, cerramos el ciclo de trabajo con el seminario de Estados de ánimo y emprendimiento. 

La recurrencia de las conversaciones en que me involucro en cada taller, como reflexión durante los mismos y la "parada en el mundo" de lo que hacemos en OOH!. me abre la siguiente interpretación, en que:

- Como seres humanos, estamos en proceso de lo que vamos a ser.
- Tomamos decisiones, y así,
- hacemos ejercicio de nuestras libertades (para imaginar) y,
- meterse en un cuento, narrativas o diversos mundos,
- estando con otros, preocupados con otros, haciendo con otros,
- resolviendo en la incertidumbre, nuestro quehacer mientras estamos siempre en proceso de lo que vamos a ser o estamos siendo.

Un desafío es tomar conciencia de aquello que hacemos por medio de los estados de ánimo, que resulta una exploración profunda de aquellas narrativas que nos embargan y colorean el horizonte de posibilidades en distintas tonalidades a las que no estamos acostumbrados a caracterizar o nombrar y explorarlas, conversando, con otros. Por esto los talleres son un espacio de riqueza y encuentro con aquello. No tan solo el negocio que es una de las prácticas en las que estamos envueltos, sino que en evaluar lo que nos hace sentido estar haciendo, con una evaluación económica de por medio, pero siempre desde la "parada" de agregar valor a otro, preocuparse por otro, ofrecer hacerse cargo de preocupaciones y comprometerse en el presente a un futuro juntos, articulando un nosotros de pertenencia y colaboración.

Esa conversación entre varios emprendedores, con esta narrativa acerca de lo que hacemos, dio pie a encuentros de historias de trabajo y negocios de años, de historias de fracasos y aprendizajes, que se develaron al final como un refresco en el ánimo de ambición por crear y tomar oportunidades. 

Ahora el desafío es cultivar autodisciplina de continuar explorando-se a sí mismo y ser arquitecto de las propias posibilidades, no en la soledad sino siendo capaz de avanzar a crear redes, gestionar recursos, desarrollar habilidades por medio de la practica constante y cultivar estados de ánimo que hagan posible agregar valor a otros. Gracias a todos quienes pasaron por estos talleres. Por mi parte pretendo hacer lo mismo, seguir el desafío, para continuar colaborando con crear en Chile capacidad emprendedora.

la foto: de Carolina Rivera M

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar